Saltear al contenido principal
More information info@eptamed.com Phone 800-587733

La Dentosofia toma su nombre del latín “dens”, diente e del griego “sophia”, sabiduría, es una terapia que en la definición de su inventor Michel Montaud está: “caracterizada por una dirección humanística del arte dentística, basada en técnicas funcionales conocidas, que pone en relieve la relación entre el equilibrio de la boca, el equilibrio del ser humano y más extendidamente, el del mundo entero”. 

Michel MontandLa dentosofia es por tanto, un acercamiento interdisciplinar a las problemáticas de la boca, que a través del equilibrio físico bucal lleva a un camino de mejoría general.

 

La boca tiene un papel central para el equilibrio y la salud de todo el organismo, y exactamente en esto se diferencia de las terapias dentísticas convencionales: cada acto terapéutico se ejecuta con el reconocimiento de las relaciones que existen entre la cavidad oral y el paciente, en su integridad de cuerpo y mente. Como mente entendemos nuestro equilibrio psicoafectivo, que de alguna manera se evidencia en la cavidad bucal con la posición, las enfermedades o los traumas que los dientes reciben.

La dentosofia divide la boca en una mitad derecha, que corresponde al masculino, a la materialidad y una izquierda, que corresponde al femenino, a la espiritualidad. A cada diente viene dado un contenido arquetípico. El incisivo superior de la derecha es el arquetipo masculino, el de la izquierda el femenino, el lateral derecho es el arquetipo padre, el izquierdo el madre. El canino superior derecho expresa la fuerza, el coraje, el de la izquierda, el amor y la unión a la propia gente… y así sucesivamente con todos los dientes. 

La sabiduría de los dientes indica por lo tanto, como los dientes puedan ser considerados espejo de nuestra interioridad y su posición en la boca es el resultado de una serie de acontecimientos que se han desarrollado en nuestra vida en los diferentes planos constitutivos del ser humano: físico, funcional, psíquico, afectivo y emocional. Este enfoque global permite usar la boca y las maloclusiones como puerta de acceso al organismo. La mejoría de estas funciones: deglución, respiración y masticación provoca la transformación de la boca y la alineación de los dientes. Este proceso de cambio, de rehabilitación de las funciones, asume una importancia fundamental en los niños en fase de crecimiento, como la armonización que se obtiene en el crecimiento sucesivo cráneo-facial. La terapia que se aplica, estaba basada en la utilización de activadores de caucho (actualmente ya no se utilizan por causa de la citotoxicidad reconocida del caucho) y sus principios y las técnicas de rehabilitación neuro oclusal (RNO) del profesor Pedro Planas. La dentosofia hoy, con la utilización de nuevos equilibradores biocompatibles, permite obtener óptimos resultados volviendo a dar equilibrio, incluso en las bocas más disarmónicas.

Volver arriba